English |  Deutsch |  Français |  Italiano |  Español
Archives historiques - 
Recherche:

Utilisez le signe + pour séparer les mots.
Période: Jour Mois Année Jour Mois Année
De 19
A 19
 
Filtrer les résultats: Emission Langue
Swiss Observer (SO) - 01 JAN 1941 - Espagnole
     [SO-1941-01-01-ES]
Aperçu rapide de l'OCR:
1 r 1 El observador suizo. 1 de enero de 1941.
Señoras y señores:
Se kakKXHKX habrán apercibido Yds. de qu», durante las fiestas de
navidad, la guerra ha tomado un ritmo más moderado. Desde luego, las
operaciones en curso en Libia y en Albania no han podido interrumpirse
dits manoro absoluta'. En cambio hemos asistido entre la Gran Bretaña
y Alemania, a una especie de tregua en la lucha, pv« no emplear
precisamente ms la palabra è» armisticio. Dicha suspensión de las
hostilidades en el momento de la fiesta más sublime de la cristiandad,
•no significa que a pesar de todo lo que separa a los beligeraifces,
sigue existiendo entre ellos cierta comunidad de concepcioneary «to
valore&, %$&. que acaso algún día podría« ser el punto de partida" $e
una futura inteligencia? Bosotros continuamos acogiéndole« a ese pen-
Sarniento y abrigando esa esperanza, a despecho de tantos 's"ínie s tros.
Claro que por el momento no se trata «fea más que de un resplandor
muy débil y vacilante, ya que después de la tregua celestial ufe zí6che
fiuena, la guerra aérea ha vuelto a imponerse con dobla intensidad
Como saben Vds, Londres ha aufi'jrelo el domingo pasado el ataque más
violento desde el mes de septiembre último.: Será debido a una especie
de desquite de las furiosas fuerzas de destrucción, impacientes por
haber sido retenidas, aunque no haya ero.do má» durante el tiempo preciso
para repetir la foración (eterna)de Navidadffjf: CLoria a Dios en el
cielo y paz axiHaxkisaífexss en la tierra a los hombres de tencua buena
En el terreno de la política internad onal el hecho más XX±XSEH±ä
notable ha sido el discurso pronunciado el domingo por la noche por
el Presidente Roosevelt, Ese discurso que gxsii gran parte de Vds, habrá
estado escuchando, es a la vez un mensaje y un programa. Hace
resaltar tres cosas con claridad incontestable: Los Estados Unidos
prestarán a la Gran Bretaña toda la ayuda moral y material posible ,
dentro del marco y aún Mps3Ean±B eagoi'ioM na lo que.habían hecho hasta
ahora« Worte amé rica no-alejará influir «kr ningún modo por lo que el
Sr, Roosevelt califica de política de isstimx intimidación. Si las potencias
del Eje considérants»- como actitud hSstil esa manera de actuar ,
los Estados Unidos estarían dispuestos a aceptar el reto.
Hubiera sido comprensible que tales deèlaraciones hubiesen asnicfe
un eco resonante en las diferentes capitales defundo. En efecto, en
Londres, la satisfacción es grande, - Por el contrario, la reacción
de Berlín y de Koma se hizo esperar varios días. Roma se limitó a
transmitir a la prensa un breve extracto del discurso, sin comentarios,
dando tan solo a comprender que el Sr. Roosevelt había hablado ante
un auditorio cuya ignorancia en asuntos europeos era la garantía de
su credulidad. En Berlín primero no oo hiac oiira f Solamente ante -
ayer se publicó una nota quo dj.» a conocer la opiniJ-on de los arntaxascx
medios oficiales alemanes. Bu olíanse» niega que las potencias dictatoriales
abriguen la menor intención agresiva contra Norteamérica y
que el nacionalsocialismo se disponga a dominar el mundo, ftr iíecuerda
muuf. que si, desde la estipulooiea de la doctrina de Monroe , el Nuevo
Mundo fué objeto de empresas lleva daa a o ab o por pisasj& potene ias europeas,
esas potencias eran Inglaterra en la guerra de Secesión y Francia
en la campana de Méjico. Del mismo modo se afirma en fierlín que si ±HäX
los países de la América latina se sienten amenazados , MBXïIHB!ÏKXSK X
que sea por Alemania «r Italia. la amenaza no pabcíax podría llegarles
mas que del norte, puesto que los astados Tínidos piden bases propias
en la America del Sur. Se sabe perfectamente a qué atenerse, así concluye
la nota, en cuanto a los fines del discurso de Roosevelt, El
Presidente de los astados Unidos está engañando a su pueblo, presentándole
un peligro que no existe j quisiera obligarle a entrar, en contra
de sus intereses y de su voluntad, en un conflicto desencadenado por
la G-ran Bretaña, y cuyo resaltado está ya decidido en isxfaxisr sentido
desfavorable para fx el agresor inglés.
El periódico argentino "Mediodía" pone de relieve el párrafo del
âIXKXKXB discurso que contiene la promesa formal de que los Estados Unidos
no mandarán soldados a Europa. Eso significa, dice el periódico,
que los Estados Unidos no quieren entrar en guerra y es una respuesta
clara a toda propaganda que pretend« lo contrario, - Dicha opinión,
¿reflejará la opinión de la América latinâî Aun 1er ignoramos.
porciAaionma de gran discurso de Roosevelt no han contribuido,
pues, en gran medida a esclarecer la situación politicarde este fin
de año. También en este, terreno, 1940 se termina en 1Q indecisityy en
v.1.09